viernes, 21 de diciembre de 2007

Felicitaciones salvajes

Este blog estará poco activo durante el periodo navideño, por no decir que se cierra por vacaciones.

No obstante, no descarto otra felicitación de Año Nuevo con la pequeña Selvaggia como protagonista, pero no sé si tendré tiempo para taladraros una vez más con mi reciente y feliz paternidad.

De momento, El Buen Salvaje, su salvaje esposa y la pequeña Selvaggia, os desean:


Perdón por la cursilada, pero es que a El Buen Salvaje se le cae la baba con su pequeña Selvaggia.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Anatomía de un asesinato


Parece que el hombre, hasta que no ve el horror con sus propios ojos, no es capaz de conmoverse siquiera.

No es posible que alguien, con un mínimo de sensibilidad, no se descomponga espiritualmente ante lo que significa el aborto: el despanzurramiento de un ser humano.

¿Vamos a seguir contribuyendo a escribir la siguiente página de este macabro libro o vamos a defender la vida de una vez por todas?

Tú decides...

martes, 11 de diciembre de 2007

Felices Navidades

Resulta muy gracioso comprobar como el Homo Moderno, con toda la información que tiene a su disposición, no sabe exactamente de dónde viene este personaje:

Respuestas:

1. Del Polo Norte, claro, que es donde vive con su señora y unos simpáticos duendecillos verdes.
2. Es la deformación anglosajona de San Nicolás de Bari, santo católico de origen turco.
3. En realidad es Santa Claus, pero adaptado a la mentalidad estadounidense


Primero,...


... aquí no se puede vivir 364 de los 365 días del año y salir una sóla vez para repartir regalos a todo el mundo. Ni Chuck Norris sería capaz (bueno, tal vez Chuck sí que podría, pero eso es otra historia...). Y eso que he puesto una foto de un buen día en el Polo Norte, que suele ser eso: 1 día al año.

Segundo...
... San Nicolás de Bari es éste:


¿Se parece en algo al barbudo gordinflón que intenta subir, por medio de una cuerda, a las casas de medio mundo?

Tercero...
... Santa Claus (Sinterklaas, para los holandeses) es este otro:


Si, vale, este también viste de rojo, pero tiene bastante más clase que el gordinflón.

Y, por último...
... Papá Noël (Père Noël) es de tradición francesa. Viene de un personaje llamado Bonhomme Nöel, personaje que celebraban los franceses e ingleses en el siglo XIX y que vestía de blanco con adornos dorados:


Y aunque la leyenda sea prácticamente la misma en casi todos los países, se ha usado tradicionalmente mucho más el color verde, para vestir a este personaje navideño, que el rojo bermellón, que parece ahora que haya utilizado toda la vida.

Entonces, teniendo una tradición tan rica y variada como es ésta, y pudiendo elegir entre todos estos otros entrañables personajes, El Buen Salvaje se pregunta:

¿Quién diantres es este mamarracho gordo con barba, vestido de rojo chillón y con una nariz que parece confirmar una grave adicción al anís del mono?



Ah, vale. Ahora El Buen Salvaje lo entiende todo...

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Censura propia

Debido a varias quejas, sobre todo familiares, me he censurado a mi mismo. Según algunas mentes pacifistas, la violencia y los insultos me quitan la razón.

No estoy de acuerdo. Hoy en día hace falta hacer nuestro el dicho de "a Dios rogando y con el mazo dando" porque parece que "quien calla, otorga" y ya estoy harto de otorgar la razón a quien le importa un bledo insultar y despreciar.

Pero, aún así, he modificado esta entrada. El mensaje sigue siendo el mismo y para la misma "persona".

jueves, 29 de noviembre de 2007

Imbéciles por la red

Tal vez no debería escribir estas cosas en caliente pero es que estoy harto de GILIPOLLAS (con mayúsculas).

Yo ya sabía que este tío era gilipollas pero es que ha pasado ya a ser GILIPOLLAS (con mayúsculas). Si le veo algún día por la calle, le parto la cara en mil pedazos.

Vaya entrada que se ha currado hoy. Entre otras perlas reproduzco las siguientes, señaladas en negrita:
Ayer no pocos se escandalizaban de que una jubilada gallega, perteneciente a una organización ultra cristiana, hubiera denunciado en un juzgado a cuatro científicos andaluces por sus trabajos en el campo de las células madre, una de las líneas punteras para la futura erradicación de enfermedades de difícil curación hoy. La buena señora, voluntaria en “Radio María” -una juerga de emisora que si la oyes te vas directo al cielo, voz en las ondas de cristianos fundamentalistas-, cercana al Foro Español de la Familia, es al parecer una profesional de este tipo de denuncias. Su incontinencia religiosa le impulsa a perseguir compulsivamente a los infieles hasta la puerta de los juzgados.

Porque para ella y las organizaciones que la jalean, y posiblemente la financian, el problema no es si los científicos hacen mal su labor de investigación, o llegan tarde al trabajo, o se beben la subvención con tapitas de jamón. El problema es, una vez más, el almita, esa almita que su dios puso, al parecer, en el embrión y al que, no se sabe muy bien por qué (es más raro que dios), le tiene más cariño que al alma hecha y derecha de los enfermos que en su día pudieran beneficiarse de las investigaciones.

Esta última frase es digna del mismísimo Joseph Mengele, el llamado "Angel de la muerte" nazi.

Este tipo de "periodistas" deberían enterarse mejor de lo que hacen estos médicos, prácticas que se asemejan en muchos sentidos a las utilizadas por los nazis, sólo que con mejores medios tecnológicos y excusas más elaboradas.

Además aprovecha el horror suscitado en España con el tema de las detenciones por practicar abortos ilegales (madre mía, menuda piara de cerdos) para hacer un refrito de una noticia que no viene a cuento y que utiliza, con calzador, para meterse con la creencias religiosas de muchísima gente, desprendiendo un odio irracional contra todo lo que tiene que ver con principios morales o éticos.

Tal vez a este capullo lo que le molesta es que, si no fuera por E-cristians, estas malas bestias médicas seguirían perpetrando asesinatos a troche y moche.

O tal vez le fastidia que, si no fuera por la Iglesia católica, esos retrógrados que intentan imponer su caridad por todo el mundo, África y muchos países del Tercer Mundo hace tiempo que estarían todos muertos. Y su querido "estado laico" estaría en la quiebra.



Sr. Saco, váyase a tomar por saco y llévese sus frustraciones y su odio consigo.



Y antes de ponerse a escribir otra sandez, pruebe a hacer esto, por favor:

jueves, 15 de noviembre de 2007

Frente Mundial de Parlamentarios por la Vida


DECLARACION

El Parlamentario firmante,

CONVENCIDO QUE:

1. El primer derecho humano es el derecho a la vida, sin ningún tipo de discriminación por sexo, edad, raza, credo, situación socio-económica, estado de salud, origen o circunstancia en que la vida se hubiere concebido o cualquier otra condición.

2. Por tanto, todo ser humano debe ser protegido y respetado, desde el momento de la concepción, esto es el momento en que comienza la vida humana, que luego seguirá un proceso de desarrollo natural, tal como lo reconoce nuestra Constitución Política y el Pacto de San José de Costa Rica.

3. Del respeto a la vida depende el respeto de todos los demás derechos de carácter individual, social, económico, político.

4. La primera responsabilidad como legislador, es defender incondicionalmente la vida de cada ser humano y su dignidad.

SE COMPROMETE A:

1. Respetar y hacer respetar toda vida humana, desde la concepción hasta su muerte natural. El ser humano debe ser tratado como persona siempre, desde el instante inicial de su existencia.

2. Rechazar todo proyecto de ley que acepte o suponga cualquier tipo de práctica abortiva, eugenésica, eutanásica, de encarnizamiento terapéutico, mutilante, clonizante o que manipule la vida humana, cualesquiera sean los medios utilizados para ello u objetivos que pretendan justificarlos.

3. Denunciar toda acción atentatoria contra la vida humana, cualquiera sea su origen o motivación.

4. Promover y apoyar instituciones públicas o privadas que prioricen acciones de asistencia física, afectiva, médica y moral a las familias y muy especialmente a las mujeres en edad fértil, siempre dentro de los principios señalados.

5. Respaldar a la Directiva del Frente Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la vida en todas sus acciones y declaraciones públicas referidas a promover y defender estos principios.

El Buen Salvaje se adhiere completamente a esta declaración de sentido común.

Para más información, pinchar aquí.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Con los chinos no se juega


Hace tiempo que los chinos vienen haciendo lo que les da la gana, gracias a su gran potencial económico, que atrae al Homo Moderno Occidental como la mierda a las moscas.

Resulta que este régimen totalitario goza de total inmunidad internacional en todas sus tiránicas acciones, mostrando así la verdadera cara del capitalismo: la codicia.

Las grandes empresas de Internet se pliegan a la censura (Google, Yahoo, Wikipedia,...), los empresarios de medio mundo hacen la vista gorda con ciertas maneras, poco éticas, de hacer negocio y, encima, se les otorga el honor de celebrar unos juegos olímpicos, símbolo de paz y hermandad entre pueblos, mientras se impone a la ciudadanía amarilla un régimen totalitario comunista.

Aquí, en España, se les permite abrir su comercio las 24 horas, incumpliendo la ley de horarios, tener como dependientes a menores de edad y no pagar impuestos durante 5 años, pasados los cuales cierran el garito, crean otra empresa y vuelven a abrir otros 5 años sin pagar impuestos. A esto se le llama fraude de ley, pero nadie hace nada.

Lo peor de todo son las exportaciones. Hoy leo que 5 niños están en coma por unos juguetes chinos que no creo que hayan sido revisados en ninguna aduana. Y no es la primera vez que los fabricantes de ese país incumplen normas sanitarias.

Hay que exigir a China, no sólo democracia y libertad, sino un mínimo de savoir-fair en sus relaciones comerciales con Occidente, porque con los niños no se juega, pero con los chinos, tampoco deberíamos jugar, porque no aceptan las reglas establecidas.

Pero bueno, las cosas son así en un mundo, el Occidental, que, como ya he dicho, esta dominado por la codicia y por un montón de contradicciones más.

Y esto pasa por el abandono progresivo, tanto por parte asiática, como por parte del Homo Moderno Occidentalis, de los principios espirituales que deben regir el comportamiento humano (no sólo de bienestar material vive el hombre).

Y, como de costumbre, nadie hará ningún caso de esta advertencia.

viernes, 2 de noviembre de 2007

La prueba del rey (5º FRAGMENTO)

Intento moverme para liberarme de la opresión que me produce el barro en el que me he hundido y, con gran esfuerzo, emerjo lentamente a la superficie, liberándome del pegajoso abrazo del limo.

Parece que la humedad se ha filtrado por las paredes de la bóveda en la que me encuentro, formando una especie de lago interior de barro. Lo primero que me pregunto es cómo puede haber antorchas encendidas en lo que se supone una cripta oculta bajo la pirámide de Cuculkán. Los sacerdotes deben ser los causantes de mantenerlas encendidas, así que por fuerza tiene que haber alguna salida.

Me acerco a la pared y empiezo a escrutarla ya que, a simple vista, no veo ninguna puerta o trampilla por la que escapar. Descubro unos dibujos, como hechos por la mano de un niño. No consigo entender muy bien lo que parecen representar y dado que mi tanteo en busca de una salida ha sido infructuoso, vuelvo al centro de la estancia, a mirar hacia arriba, calculando las posibilidades que tengo de escalar hasta el agujero por el que he caído. Unos metros antes de llegar arriba, observo que la pared se alisa y no hay ningún asidero que me permita alcanzar la salida.

Tal vez los sacerdotes se descuelguen por una cuerda o tal vez esto sea una trampa mortal.


No recuerdo a ningún rey de los Itzaes que no hubiera pasado la prueba a la que me estoy sometiendo yo, así que creo que tiene que existir algún acertijo o algún tipo de magia que me permita salir con vida de esta trampa.

Mientras cavilo estas cosas, una gran cascada de agua cae sobre mí de improviso, empapándome entero. Apartándome un poco, veo que se ha abierto una trampilla oculta cerca del agujero de la parte superior. Ni había reparado en ella ni he oído como se abría. De ella sale un chorro inmenso de agua y el nivel empieza a subir alarmantemente.

No sé que hacer, así que aprovecho para limpiarme el barro, que llenaba todo mi cuerpo y empezaba a secarse, y pienso en qué todo esto debe tener algún sentido.

De pronto, recuerdo los dibujos en la pared. Uno de ellos parecía representar una figura humana con medio cuerpo bajo unas ondas, como hundiéndose. Me acerco a examinar mejor los dibujos que antes descarté, por si me ofrecen alguna pista de lo que va a ocurrir.


martes, 30 de octubre de 2007

Que mala leche tienen algunos...

Que el Clan de los españoles, subespecie del Homo Moderno, se siente inclinada a mandar, a recriminar y a criticar, es un hecho comprobable en Telecinco, esa cadena "amiga", que nos golpea todas las tardes dentro la caja tonta que sólo habla de tonterías.

Pero que ya se fije en chorradas, parece una evolución natural de esta desviación. Y lo digo porque parece ser que empieza a estar mal visto dar de mamar a un bebé.

Mirar lo que les dice Mi Salvaje Hija a todos los piensan así:


Esos tendrían que darse un paseo por mi poblado natal y comprobar la tranquilidad que reina cuando las mujeres dan de comer a sus vástagos. Ni lloran ni hacen ruido, querida directora. Es más, se quedan plácidamente dormidos y lo peor que se puede hacer es no darles de comer cuando lo piden. Menuda la que montan, queridos seguratas.

¿Se trata, tal vez, de encerrar a las madres durante la lactancia, para que los demás no veamos la horrible escena que se monta cuando una madre da de comer a su hijo?
¿Se trata de no salir de casa en 4, 5 ó 6 meses, lo que dure la lactancia, para que les salgan alas de polilla?
¿Se trata, más bien, de esa ansiedad por querer mandar o por figurar, tan extendida entre la gente de ciudad, que sale a flote a la mínima ocasión?

Entre los de mi raza (los Salvajes) se considera un privilegio y un placer dar de mamar a un niño. De hecho, es una de las escenas más tiernas que nos puede regalar nuestra Madre Naturaleza y es un acto que debería estar protegido, no perseguido.

jueves, 25 de octubre de 2007

La prueba del rey (4º FRAGMENTO)

Me doy la vuelta despacio mientras una ensordecedora algarabía pone el broche final a mi discurso. Me acerco a la puerta que uno de los sacerdotes me indica con el brazo. La entrada al templete que me señala presenta un claroscuro que no deja entrever nada del interior. No sé lo que me espera pero pongo un pié dentro del templete con firmeza y entrego mi cuerpo a la oscuridad de sus entrañas.

De pronto, nada escucho. Todos han callado repentinamente, probablemente motivados por una señal de los sacerdotes, como manda la tradición y el rito: una vez traspasado el umbral de la entrada, el rey debe enfrentarse completamente sólo a la prueba, sin siquiera un atisbo de aliento de los suyos.

Sigo avanzando a ciegas, intentando acostumbrarme a la oscuridad, para poder controlar mi inquietud. Tengo los músculos tan tensos que hasta un jaguar, que en este instante saltara sobre mí, seguramente rebotaría.

De repente, no siento el suelo bajo mis pies. Una sensación de vértigo se apodera de mí y noto que caigo irremediablemente. El agujero por el que he sucumbido se abre y una luz de antorchas me descubre una inmensa estancia abovedada.

Todo ha sido muy rápido pero, antes de que mi cuerpo impacte contra al suelo, me da tiempo a maldecir mi torpeza, imaginándome ya las fauces abiertas de AH PUCH, esperando devorarme ávidamente, sin haber sido digno de gobernar, ni un solo día, a mi pueblo.

Inesperadamente, el suelo frena mi caída con viscosidad. Aunque atontado por el golpe, me doy cuenta de que mi cuerpo se ha quedado clavado en un barro fangoso y frío, que me rodea completamente.

Parece que AH PUCH tendrá que cerrar sus mandíbulas y esperar un poco más todavía antes de deleitarse con mi carne muerta...

martes, 23 de octubre de 2007

La extinción del hidalgo caballero español

El Buen Salvaje asiste perplejo a un cáncer que está devorando España de cabo a rabo. El tradicional carácter español, noble y generoso, se está tranformando en estúpido, soberbio y violento.

Para muestra, este botón.

Pero esto no es más que la consecuencia de lo que está en boca de todos los españoles todos los días. A veces incluso me sorprenden algunos conocidos que se autoproclaman cristianos, que van a misa prácticamente todos los días y que no entienden nada de lo que proclamó Jesús.

NO ES CRISTIANO CRITICAR, INSULTAR, DESPRECIAR O EXIGIR LA EXPULSIÓN DE PERSONAS DE OTROS PAÍSES QUE VIENEN AQUÍ A BUSCAR UNA VIDA MEJOR.

Ni siquiera es de buena persona.

¿Qué fue de la hospitalidad o de la caridad españolas? ¿qué fue de aquel hidalgo caballero?

Y, claro, luego pasa los que tiene que pasar: que nos sorprendemos de que nuestros hijos se dediquen a dar patadas por ahí a inmigrantes...

jueves, 18 de octubre de 2007

El maestro esta cansado


El gran escritor español Miguel Delibes afirma que ya no escribe porque no le quedan fuerzas para escribir.

En concreto, avala esta afirmación con la siguiente, llena del sentido común que le otorgan sus más de 60 años como escritor y sus 87 años de edad:
“A cierta edad, cuando la salud se mueve, es a peor
Con que sencillez y claridad habla este hombre. Tal y como escribe.

Recuerdo cuando en el colegio nos obligaban a leer a “los clásicos”: El cantar del mío Cid, Cervantes, Calderón de la Barca, a la "generación del 27", Pío Baroja, Unamuno, Juan Ramón Jiménez y su burrito Platero,… De todos ellos, el único que releí varias veces fue El camino, de Miguel Delibes, que se enganchó tanto a mi alma como un pegote de brea marina al pie.

Incapaz de despegarme de su prosa, he seguido leyendo todas sus obras: La sombra del ciprés es alargada, La hoja roja, Las ratas, Viejas historias de Castilla la Vieja, Cinco horas con Mario, El príncipe destronado, La mortaja, Señora de rojo sobre fondo gris, Diario de un jubilado,…


Y todavía me aguardan muchísimos títulos más de su prolífica y exquisita carrera.

Siempre me ha sorprendido que en ninguno de sus escritos he encontrado atisbo alguno de mediocridad: Ni sobra ni falta una sóla palabra. Su ritmo narrativo se apropia de los párrafos y la gramática que utiliza es perfecta, propia del gran académico que es, ostentando la letra “e” minúscula en la Real Academia de la Lengua, cátedra desde la que dio un magnífico y ecologista discurso, en su toma de posesión, titulado “El sentido del progreso desde mi obra”.

También es un hombre con una ternura envidiable, de esa que sólo tienen unos pocos privilegiados. Poco después de la muerte de su mujer Ángeles, a la que adoraba, la definió de la manera más bonita que he escuchado jamás:
La mejor mitad de mi mismo


Y al final, sin proponérmelo, he conseguido que mis palabras suenen a epitafio. Y no quiero que quede así.

Así que, desde aquí, maestro Delibes, quiero proponerle que, si usted quisiera, El Buen Salvaje se ofrecería gustoso a transcribir sus palabras, cuando los achaques de los que habla no le permitieran escribir.

Sería un honor, sería un placer y sería uno de los mejores y más valiosos trabajos que cualquier ser humano pudiera realizar sobre la Tierra.

miércoles, 17 de octubre de 2007

Feliz Mesiversario

Hago un pequeño paréntesis en la narración del cuento La prueba del rey para comentar que hoy hace un mes que Mi Salvaje Hija nació, concretamente el 17 de septiembre:


Le pusimos de nombre Icíar, castellanizando el nombre vasco (sin ningún tipo de connotación política). Algunos lo traducen como "aquella que ama profundamente el mar", otros dicen que significa "Luz de mar" y los lingüistas más eruditos afirman que quiere decir "Acantilado junto al mar".

El Buen Salvaje dice que, en todo caso, es un santuario precioso, que posee una de las tallas de la Virgen más antiguas del País Vasco, datada en el siglo XIII, adornado por una escultura de Oteiza, dedicada a la maternidad, situada a las afueras de la iglesia.

(Por cierto, y hablando de Oteiza, algún día tendré que comentar algo sobre esa maravillosa casa-museo de este genial artista, diseñada caprichosamente por el también genial arquitecto Sáenz de Oiza, situada en la maravillosa localidad de Alzuza, a tan sólo unos pocos kilómetros de Pamplona)

En fin, ¿qué puede contar El Buen Salvaje que no se haya contado ya sobre los hijos? pues que parece que haya pasado un año ya. La sensación de montaña rusa emocional es constante. A veces me siento el mejor padre del mundo, cuando logro calmarla y que descanse en mi brazo...


Y otras me siento fatal, como la peor basura de este mundo, por ser incapaz de librarle del sufrimiento que les produce a los bebés tener el famoso cólico del lactante. Desesperante es el llanto de Mi Salvaje Hija cuando le duele la tripa.

Pero, después de alguna que otra noche larga y tormentosa, compensa todos los esfuerzos nocturnos contemplar la placidez que dan las siguientes escenas matinales:




Me parecen ya tan característicos todos sus gestos... ¡y sólo ha pasado un mes! ¿ya dije que tener un hijo/a es lo mejor del mundo? pues me reafirmo, pero ahora con conocimiento de causa.

Orgulloso que estoy de Mi Salvaje Hija, que ya demuestra maneras de ser una auténtica salvaje...


Y también deseo agradecerle desde este blog a Mi Salvaje Esposa todo el amor y el cariño que me da, y que me ha dado, concediéndome el honor de ser el padre de este precioso ser humano.


PD: Deseo felicitar desde aquí también a todas las madres que no recurren al aborto para huir de sus responsabilidades o de una carga con la que no quieren cargar. Su esfuerzo para defender los Derechos Humanos es encomiable. En concreto, para defender el artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reza de la siguiente manera:

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Ojala su ejemplo cunda entre nuestros dirigentes y recapaciten acerca de esa auténtica sentencia de pena de muerte que constituye el aborto.

martes, 16 de octubre de 2007

La prueba del rey (3er. FRAGMENTO)


Querido pueblo,


No ha habido día en mi vida en el que no haya dado gracias a los dioses por permitirme ver el día de hoy. Por dejarme contemplar a mi pueblo, que goza de paz y buenas cosechas, repleto de la gloria que ha alcanzado incluso fuera de nuestras fronteras, gracias al justo y valiente rey que ha sido mi padre.

El niño guerrero que late en mi corazón desde que tengo edad para blandir una lanza, hoy debe convertirse en un hombre.

Para guiaros con justicia y fortaleza de espíritu, abriéndoos el camino del futuro tan sabiamente como mi padre, debo afrontar esta última gran prueba.

Os ruego que recéis con fuerza a los dioses, para que me otorguen los dones que les otorgaron a mis antepasados, para que mi fe en vosotros nunca flaquee y así poder guiaros a las posiciones más altas de grandeza, esplendor, grandiosidad y fuerza, con las que se merece relacionarse nuestro gran pueblo.

¡QUETZALCOATL! ¡Que tu nombre sea respetado siempre por este, tu pueblo amado: el valeroso pueblo de los Itzaes!
¡QUETZALCOATL! ¡Abanícanos suavemente con tus plumas, para que seamos un huracán en las batallas!
¡QUETZALCOATL! ¡Roza con tu lengua nuestros campos, para que los cultivos nunca se sequen!
¡QUETZALCOATL! ¡Cuida de que el nombre de Itzaes sea recordado siempre con respeto!"


martes, 9 de octubre de 2007

La prueba del rey (2º FRAGMENTO)

He llegado a la cima, donde me esperaban los sacerdotes para bendecirme y ungirme con los aceites sagrados. Uno de ellos inicia una danza sagrada para atraer la atención de nuestros dioses, a veces esquivos y algo perezosos para atender las peticiones de los hombres.

Desde aquí arriba contemplo entera nuestra gloriosa ciudad, con el estadio para practicar el juego de pelota a un lado y el observatorio al otro. La selva nos abraza, todo alrededor, con su impenetrable manto verde. La capa del Rey, mi padre, me cubre los hombros, protegiéndome así de los malos espíritus y del sol, que cae implacable durante el equinoccio.

Terminado el baile del sacerdote, es mi deber dirigir unas palabras a mi pueblo. La sombra de la Serpiente Emplumada desciende rápidamente por el noroeste, recordándome que debo ser breve, ya que tengo que entrar en la pirámide antes de que llegue al suelo. Les muestro a los Itzaes el bastón de mando, que porto en mi mano derecha, y prorrumpen en una algarabía ensordecedora, mezclando exclamaciones de euforia y de ánimo. Levanto el otro brazo y pido silencio.

jueves, 4 de octubre de 2007

La prueba del rey (1er. FRAGMENTO)

Mi pueblo espera que supere en grandeza a todos mis antepasados.

Tengo miedo, pero no lo demuestro. Un príncipe no puede dejar que su debilidad salga a la luz ante sus súbditos. Su fuerza da fuerza a su pueblo. Sus palabras, inspiradas por los mismísimo dioses, se convierten en ley en cuanto son pronunciadas.

Todos estos años de preparación, de sacrificio, de ejercicio de la voluntad y del cuerpo... Hace mucho tiempo que espero con paciencia este momento. El poderoso rey que ha sido mi padre, durante más de quince solsticios, me cederá hoy el trono a mí, su único hijo.

Pero antes tengo que alcanzar la dignidad del puesto que me corresponde, como príncipe heredero: hoy tengo que convertirme en un hombre.

Todo el pueblo de los "Itzaes", mi pueblo, asiste a la ceremonia de preparación en un respetuoso silencio, inundando la explanada con su presencia.

La gran pirámide escalonada de Kukulcán me espera, erigiéndose imponente sobre la sagrada ciudad de Chichen Itzá ("Boca del pozo de los Itzaes"), atesorando mi destino en su interior.

Inicio mi ascensión al templo con decisión y poso un pié sobre el primer escalón: Mi reinado está a punto de comenzar.


Nota del autor: Acabo de enterarme de que esta gran pirámide, erigida por los antepasados de los mexicanos, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y, por lo tanto, cerrada al público.

Cuando la visité, a finales de 2004, tuve el privilegio de subir a lo alto por aquellas escarpadas escaleras. y, ya arriba, descubrí que padezco vértigo. Vaya momento para darme cuenta.

La bajada fue dura y peligrosa, debido a los mareos propios de esta dolencia, pero mereció la pena la espectacular vista de la selva que contemplé allá arriba, en lo que me pareció uno de los techos del mundo.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

"Deconstruyendo" el cuento


Apenas unos meses antes de estallar la guerra civil, en el congreso hubo un encarnizado debate en el que se puso de manifiesto la enorme crispación que existía en aquel primer tercio de siglo, en todos los ámbitos de la sociedad española. Incluso algún diputado, que debía estar ya bien informado, vaticinó ese levantamiento militar rebelde, que ya todos recordamos tristemente como el inicio de la guerra civil española.

Es el único caso que salta a mi corta memoria histórica en que los españoles, sabiendo indudablemente lo que iba a ocurrir (ya que las señales eran inequívocas) dejaron que ocurriera ineludiblemente.

Desde entonces, parece que en los círculos sociales y políticos españoles tengamos, grabado a fuego, el cuento de aquel niño bromista llamado Pedrito. Sí, sí, aquel que gritaba “¡que viene el lobo!”, para cachondearse con el pánico que despertaba su alarma en todos los demás y, a la cuarta vez que gritó, el lobo vino de verdad y se lo comió, porque nadie le fue a socorrer, cansados de su broma.

Y es que en España parece que siempre viene el "lobo".

La oposición al gobierno (sea verde, amarilla, roja o azul) se encarga de que cualquier movimiento, cambio, propuesta, etc... en fin, de que cualquier cosa que salga de los despachos del gobierno electo, sea considerado como “lobo” a punto de atacar, acusándolo de comerse todo lo conseguido hasta ese momento.

El “lobo” de las elecciones de 1982 vino con el PSOE, ganador en esos comicios. Y no pasó nada, ni siquiera fue instaurada la famosa “dictadura del proletariado” que vaticinó la oposición de aquel tiempo.

Apareció entonces un nuevo “lobo”: el de la entrada en la OTAN. Y volvió a ser una falsa alarma. Fue incluso un gran avance en el proceso de apertura español, después de una dictadura larga y auto-excluyente.

Lo mismo ocurrió con el “lobo” de la entrada en la UE. Y no sólo no nos ha comido, sino que nosotros nos hemos comido a la UE.

Luego se anunció al “lobo” de la derecha y desde luego, yo no vi a Franco levantarse de su tumba para presidir el gobierno de Aznar. Al menos, hasta hoy no tenemos noticia de semejante resurrección, aunque desde ciertos partidos, no dejen de culpar de todos los males a este fiambre fascista con fines electorales, sin dejar que descanse en paz (y en silencio).

Y a partir de este tercer “¡que viene el lobo!”, ya nadie debería hacer caso a Pedrito, pero no es así. Seguimos, como tontos, gritando aterrados a la primera voz de alarma.

Hoy en día, gobierno y oposición compiten para ver quién nos mete más miedo en el cuerpo, soltando un montón de augurios funestos. Pero a mí no me engañan otra vez. Se acabaron las tomaduras de pelo.

Ni el “lobo” es la derecha, ni el “rebaño” es la izquierda: Los dos son Pedrito. Y el “lobo”, mientras tanto, campa a sus anchas por la pradera, ajeno completamente a las manipulaciones de los políticos.

Y como resultado de estas mentiras, toda la sociedad se ha infectado por un miedo irracional a todo:
Que te van a despedir si haces esto o lo otro
No hagas eso, que vas a ir a la cárcel
No hables con cristianos, que te comen el coco
¡Cuidado! ¡Un árabe!
No pasees por la noche, que te atracan y te violan

Y así un largo etcétera al que, si hiciéramos caso, no saldríamos de casa nunca.

La recomendación de El Buen Salvaje es que transites por el camino que te dicten tus principios, tu sentido común (que lo tienes, de verdad, que nadie te lo arrebate) y tu inteligencia. Y no des crédito a los que, sin saber, te prevengan de peligros que no han ocurrido todavía, ni ocurrirán.

Piensa por ti mismo.


jueves, 9 de agosto de 2007

Que irresponsable soy














Y la campaña de criminalización del ciudadano continúa con más fuerza que nunca.

Precisamente yo, El Buen Salvaje, que recicla su basura y compra artículos reciclables, que pone bombillas de bajo consumo, que compra sólo electrodomésticos de calificación energética "A" y que se aguanta algún pedo que otro (por aquello de que el metano daña la capa de ozono), precisamente yo, decía, iba pensando esta mañana que la culpa del cambio climático es mía.

Pensaba esto mientras se colaba por mi garganta un humo medio-sólido, y de lo más negruzco, que salía del tubo de escape de un autobús de la EMT (Empresa Municipal de Transportes), unido a otros vapores (estos ya negros del todo) proveniente de un camión de la cadena de pastelerías Mallorca, y que, curiosamente, tenía una pegatina de la ITV asegurando su sano estado hasta el 2009.

Claro, como soy yo el que tiene la patente de los coches eléctricos y no quiero que nadie los construya...

También pensé en mi gran culpa (mientras tosía y me entraba asma) antes de entrar en la oficina donde trabajo, porque permití que un chorro de aire caliente que salía de uno de los extractores del aire acondicionado me diera en toda la cara.

Ya en mi puesto de trabajo, el mismo aire acondicionado que me ha abochornado fuera del edificio, golpea mi termostato interno a unos 20º, bajando en 10º la diferencia termal entre el interior y el exterior, degradando así el medio ambiente.

Luego me ha dado por pensar que qué capullo (con perdón) es El Buen Salvaje, y todos los que trabajan con él, porque le doy al grifo del agua del baño y el chorro sigue saliendo un rato, sin que yo pueda pararlo, aún cuando ya he terminado de lavarme las manos ¡qué despilfarrador soy! (Ahora que lo pienso, que culpable soy por lavarme las manos, ¡que derroche de agua!).

Más tarde, viendo las noticias en televisión, me entero de que ha habido un derrame de petróleo que ha dañado irreparablemente la costa y resulta que la culpa es mía, que dejo que fabriquen petroleros de papel cebolla, como decía el gran Forges.

Cuando veo a mi salvaje esposa, le echo la bronca (¡faltaría más!) por dejar que le hagan radiografías que llenan de radioactividad el medio ambiente y que pueden provocar una lluvia ácida mortal, y ecografías con ultrasonidos que hacen que las ballenas se desorienten y acaben varadas en una playa de Terranova.

Sobre todo, me doy cuenta de que pago impuestos a un gobierno para que compre cuotas de emisión de gases contaminantes a países, que sí son responsables con el medio ambiente, que no han llegado al mínimo de contaminación y le venden el margen al mejor postor. Culpable de tener un gobierno que no toma decisiones arriesgadas, como otros mucho más valientes y comprometidos.

¿Seré tonto? ¿por qué pagaré impuestos para acelerar el cambio climático?

En fin, que cuando me voy a la cama, le pido perdón a Dios por hacer caso a los medios de comunicación que nos toca sufrir, que todavía tienen los huevos de insistir en que la culpa del cambio climático es mía.

Lo que tiene delito es escribir noticias borracho perdido.

Y también tengo la culpa de la tuberculosis, por automedicarme...

Y la culpa de la extinción del delfín baiji, que vivía en el río Yang-Tse, en China...

Y ya que estamos, los incendios también son culpa mía, no de los pirómanos o de las inmobiliarias...

Y la culpa de la extinción de las cebras y las jirafas en Madrid...

Bueno, dejaré que el más salvaje de los salvajes hable por mí:

martes, 31 de julio de 2007

Fragmentos rotos de una luz interior

Toda la poderosa rutina de la que es capaz el banco en el que trabaja El Buen Salvaje me ha golpeado de lleno, en plena línea de flotación, al volver de dos maravillosas semanas de vacaciones.

Todo proyecto hay que terminarlo el mismo lunes que vuelves... El café sabe igual de mal y siempre se toma a las 9 de la mañana (pobre de ti si te adelantas un poco a esa hora ¡menudo suicidio sociolaboral!)... Los mismos comentarios de siempre (¿Qué tal las vacaciones? - Cortas...).

Vamos, que he vuelto a para revivir una y otra vez el Día de la Marmota.

Haz lo que yo diga y no lo que yo haga

Con lo bien que hemos estado El Buen Salvaje y su salvaje esposa en Boltaña (Huesca), disfrutando de una Naturaleza sin prisas, sin atascos, sin polución, sin nervios, en ese espacio luminoso, infinitamente verde, fértil y exuberante. La luz de la mañana en plena montaña es muy diferente.

Cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba y el tonto sigue...

Y nada mejor que pillarse un buen catarro la misma semana de la vuelta al cole. Estoy convencido que la bajada de defensas que propició la invasión de mi cuerpo por huestes y huestes de microbios fue debida a la depresión del regreso. Seguro.
¡Arriba ese ánimo! por muy mal que vayan las cosas, siempre podría ser peor. Y en el caso de que ya estés en lo peor... ¡sólo puedes ir a mejor!

Menos mal que el fin de semana El Buen Salvaje disfrutó en Madrid del Summercase. Lleno de mocos y con las fuerzas justas, acudí muy contento y animado. Tardaré mucho tiempo en olvidar la mágnifica sensación que me ha dejado el primer macrofestival al que he ido en toda mi vida. Me sentó como si me bebiera una vaso de agua helada observando el cráter de un volcán.

La felicidad de uno mismo empieza por la de los demás

Como regalo de vuelta a la rutina semanal, y como colofón a dos semanas nefastas (exceptuando el festival de música) a mi salvaje padre le han operado, por tercera vez, de un cáncer en la vejiga que no acaba de despegarse.

Todo parecía que había salido bien: dos días en el hospital y a casita.

Pero no, nos dicen que hay que darle una sesión diaria de radioterapia, de lunes a viernes, combinada con una sesión de quimioterapia a la semana, durante dos meses. Justo los meses de vacaciones, agosto y septiembre, nada más y nada menos. Justo los meses en los en que mi salvaje esposa puede dar a luz. Preveo un terremoto afectivo...

Todo el mundo sabe que lo urgente no quita lo importante. Lo difícil es saber qué es “lo urgente” y qué es “lo importante”.

Ese espejo en el que me miré en los Pirineos, en el que comprendí cómo debería ser realmente la existencia, se ha roto en mil pedazos. Y, con él, se ha disipado la luz que iluminó mi alma durante esas dos maravillosas semanas.

¿Conocéis esa sensación, que se tiene a veces, de estar dejando que pase la vida sin hacer nada útil? Pues yo tengo esa sensación desde que he vuelto.

Me ha atrapado la rutina, tela de araña irrompible que teje el Homo Moderno en las ciudades. Y tengo el convencimiento de que ya no puedo huir de su mediocridad.

El espíritu de El Buen Salvaje está a punto de ser devorado.

miércoles, 27 de junio de 2007

Las 7 maravillas de la naturaleza

El Homo Moderno, cansado ya de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo enunciadas en su momento por los Homos Superlativus (raza que enriqueció a la Humanidad durante uno de los periodos más gloriosos y fructíferos de la historia), ahora ha añadido a este inventario las Nuevas 7 Maravillas del Mundo.

En su egocentrismo, el Homo Moderno se ha olvidado de que, para construir estas maravillas, hizo falta una materia prima imprescindible: Los dones que nos otorga la Madre Naturaleza. Y de ella si que podemos hablar muchas “maravillas”.

El Buen Salvaje, intentando no olvidarse de la Madre Naturaleza que acoge nuestras vidas, ha seleccionado las que, a su parecer, constituyen las verdaderas 7 Maravillas del Mundo:


  1. Las Islas Galápagos







"Palmera estrellada (tortuga)".
Óleo de Cristina Monedero.
2002.

¿Por qué? Por su diversidad, abundancia, derroche de vida, por su belleza y singularidad sin comparación posible en el resto del mundo.

A Darwin se le iluminó la mente en estas remotas islas con la que es considerada (quizás) la teoría científica más importante jamás ideada, elevada a la categoría de dogma (científico) y que tanta controversia provoca por la mala interpretación que hacen tanto sus fervorosos seguidores como los agresivos detractores: El Origen de las Especies.

El Buen Salvaje quiso huir a estas islas, cuando era un adolescente inadaptado, a trabajar para proteger la naturaleza allí contenida y amenazada. Cobarde fui y no me atreví a saltar el charco, aún habiendo reunido dinero suficiente, con mucho sacrificio.

Pero eso es otra historia.


  1. El agua







"Las dos Beatrices".
Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).
2006.


Partiendo de una base sencillísima (hidrógeno y oxígeno), el líquido elemento consigue adoptar las más variadas formas imaginables, además de ser un compuesto imprescindible para la vida.

No creo que haya alguien al que no le impresione la visión de cualquiera de las vastas llanuras de agua que constituyen los mares. La infinidad de vida que fluye bajo su superficie, el sobrecogedor aspecto que presenta cuando la furia le domina, la pasión que provoca y la belleza que se despierta en la navegación, meciendo al hombre entre sus olas.

Tampoco creo que haya nadie que no disfrute de los ríos y sus saltos, frescos y musicales remansos de paz y tranquilidad en todos los territorios del mundo.

O esos hielos perpetuos, silenciosos, bellos y terribles, titanes que se nos antojan indestructibles, excepto por la malvada y poderosa mano del calentamiento global.

Muchas son las voces que dicen que la Humanidad proviene de los mares y que, algún día, volverá a poblarlos por un extraño retruécano del karma.

A El Buen Salvaje no le resulta nada desagradable esta visión del futuro.


  1. Las frutas






"Flor dragón".
Palma de Mallorca (Islas Baleares).
2006.

¿Qué haríamos sin estas golosinas de la naturaleza? Tan ricas en nutrientes, en sabores, en colores. Tan sanas y, a la vez, tan placenteras al paladar.

Llenan de alegría cualquier paisaje, tanto en su fase floral como estando ya maduras, coloreando las llanuras y algunas ciudades del mundo.


  1. La reproducción humana







"Cristina y el Quinto Elemento".
Madrid.
2007.

Con lo difícil que es que dos especímenes de la raza humana se encuentren, se gusten, se enamoren, hablen, fusionen sus cuerpos y deseen tener descendencia, confirmando materialmente el amor que se tienen.

Y, sin embargo, ocurre diariamente.

Con lo difícil que es que se den todas las condiciones para que un espermatozoide masculino (uno sólo de entre millones) fecunde a un óvulo femenino en el momento preciso, a la temperatura adecuada, en el sitio idóneo y en el entorno de seguridad y tranquilidad que precisa una mujer.

Y, sin embargo, se dan todas estas circunstancias en el preciso momento de la concepción humana.

Ahora empezamos a entender porque tradicionalmente se le llama “el milagro de la vida”.


  1. La infinitud simétrica del Universo



"Luces de Navidad".
Madrid.
2005.

Esas partículas subatómicas, que descubrimos que se dividen en porciones cada vez más y más pequeñas, y la expansión continua del cosmos a la velocidad de la luz, son extremos opuestos de la física que, misteriosamente, acaban juntándose al final, emulando a esa pescadilla que se muerde la cola.

Por incomprensible que nos pueda parecer, es posible que la materia sea infinita tanto microscópica como macroscópicamente.

Y eso se merece ser una maravilla inconmensurable de la Naturaleza.

  1. La cebada







"Aperitivo".
Alicante.
2006.


En el momento en que los egipcios descubrieron como fermentar este cereal para elaborar la cerveza, la Humanidad cambió.

Y creo que todos estaremos de acuerdo en que el cambio fue para mejorar.

  1. El Sol


"Atardecer en el Cabo de Home"
Ría de Vigo (Galicia)
2004


Esa bola de fuego, aparentemente incombustible, que fue considerada un dios para los antiguos, es otra de las condiciones básicas para la vida.

Al Astro Rey no podemos mirarle directamente a los ojos, pero nos permite a nosotros ver todo lo que nos rodea y nos proporciona el calor y las vitaminas suficientes para seguir adelante.

¿Cómo es posible que el conjunto de reacciones en cadena más destructivas y violentas del Universo sea tan beneficioso para el hombre?


En fin, a El Buen Salvaje se le olvida alguna que otra maravilla más de la Naturaleza, pero citarlas todas sería como intentar meter el mar en un agujero en la arena.

lunes, 18 de junio de 2007

Real Madrid

¡¡¡¡¡¡¡¡FELICIDADES, CAMPEÓN!!!!!!!!

(Pregunta para subir nota: ¿De qué equipo de la liga española es El Buen Salvaje? jajaja)