lunes, 16 de febrero de 2009

Eurovisión: la fuerza de lo peor


Después de ver la gala de finalistas de Eurovisión del sábado, 14 de febrero de 2009, no me extraña nada que la industria discográfica se esté yendo al garete. Ni me extraña, ni me entristece.

Empecé a verla porque me sonaba haber leído algo acerca de que La la love you, habían llegado a la final, grupo casi completamente desconocido y que a mí, personalmente, me gusta desde hace tiempo.

Cogí empezado el pograma y me sorprendió ver como presentadora a una Alaska rellenando hasta el tope un traje de seda ajustado y espantoso. Con lo que ha sido la gran Alaska.

Lo del jurado era más casposo todavía: reconocí a Uribarri y a Mauro Canut (la peor mitad de Los Acusicas, otro grupo desconocido que completa Joaquín Rodríguez, el que fue bajista y alma mater de Los Nikis). Del resto no sabía absolutamente nada, ni me importó.

En los 20 o 30 minutos que aguanté, entre horrorizado y divertido, contemplé la actuación de dos grupos: Atalis y Melody y los Vivancos.

La madre que los parió. ALUCINANTE.

Atalis se declaraba fan absoluto de Tino Casal y, aparte del anacronismo, perpetraron unos coros (con eco) completamente desacompasados, con un rap horrible en mitad de la canción, buscando trágicamente un nexo con la actualidad que, por supuesto, no conseguía ni de lejos. Estuvieron acompañados por unos go-gós que daban vergüenza ajena, bailando en cueros como locazas desatadas el día del orgullo gay.

Pero es que luego vinieron Melody y los Vivancos. Han sido los más votados por Internet y demostraron porqué. A una Melody (sí, sí, la de antes muerta que sencilla y el baile del gorila uh, uh, uh) que se ha aprendido de memoria como meterse al público en el bolsillo pareciendo humilde, se le unieron 5 maromos de gimnasio en calzoncillos apretados, bailando a su alrededor cual machotes de un striptease de lujo.

No pude ver más. Ni siquiera esperé a La la love you que, por otro lado, creo que actuaron antes de éstos.

Me reafirmo en que esto, unido a Fama, ¡a bailar! (¿por qué los bailarines de los espectáculos televisivos parecen siempre más propios de un boys?), la horrible OT (que Dios quiera que no vuelva nunca) y el rap, hip-hop y todas sus variantes callejeras (el Langui, aupado como el mejor del ranking de este estilo en España, tiene unas letras que pa qué) consiguen que no me dé ninguna pena que la industria musical, por lo menos la española, se vaya al cuerno.

A ver si lo sustituye algo mejor porque es imposible que salga algo peor de las cenizas de Vale Music y todas sus filiales.

2 comentarios:

Mamen (la revolucionaria) dijo...

Por programas así dejé de ver televisión hace años. Eurovisión es caspa y siempre llevan al hortera de turno para "representarnos" (a mi no me representan, el día del festival soy neutral, como Suiza xDD).

Pero me ha llamado la atención el grupo Melody y Los Vivancos, qué nombre más choni!! Voy a buscar videos por Youtube xDD

P.D. He alargado mi nick :P


Saludos!!

Jenny dijo...

"Antes muerta que sencilla" no es de Melody, sino de María Isabel. Sí, sí, te lo juro. Con el tostón que nos dieron con las dos, me sorprende que no las distingas. Yo, cuando tengo alguna duda o inseguridad, busco en Google. Lo digo porque ante una errata así quizá la crítica que realizas no resulte tan creible o fiable. Ya sé que errar es humano, pero rectificar es de sabios.